cobre

Categorías utilizadas en instalaciones de cableado estructurado

Categorías 1 a 5 (excepto categoría 3)

Son categorías ya obsoletas y no recomendadas para ninguna nueva instalación. No son mencionadas en las recientes normas TIA/EIA 568-C y se puede considerar que son recuerdos de una época pasada.

Categoría 3

Sigue siendo una categoría recogida en las nuevas normas TIA/EIA 568-C, tanto para el cableado horizontal como incluso para el cableado vertical o troncal. Esto significa que se puede realizar una instalación de cableado estructurado con componentes de categoría 3 (cable UTP, latiguillos, patch panel, tomas de telecomunicaciones, etc) y posteriormente certificar cada uno de los enlaces permanentes para conseguir una instalación de categoría 3.  No obstante, en ancho de banda ofrecido es de solo 16 Mhz y por eso, la realidad es que hoy en día, salvo casos muy especiales, es que no tiene sentido realizar instalaciones de categoría 3.

Aunque serían perfectamente válidas para llevar servicios de voz analógica, RDSI, detectores de alarmas y otros similares, en cuanto a la transmisión de datos solo se podría utilizar Ethernet 10Base-T, una velocidad insuficiente para la inmensa mayoría de las aplicaciones actuales.

Categoría 5e

La categoría 5e fue creada expresamente como una mejora de la categoría 5 para poder soportar Gigabit Ethernet (1000BASE-T) y ofrece un ancho de banda de 100 Mhz, idéntico al de la categoría 5. Aunque es una categoría con muchos años en el mercado (1992) la realidad es que sigue siendo perfectamente válida para las aplicaciones de una mayoría de pequeñas y medianas empresas. Además hay que tener presente que en la actualidad la mayoría de los PCs de sobremesa y portátiles tienen conexiones de red Ethernet 10-100-1000, y por ello con una instalación con soporte para Gigabit Ethernet es suficiente.

En realidad, muchas oficinas y pequeñas empresas pueden funcionar 100 Mbps con el estándar 100-BASE-TX.

Respecto a la utilización de cable sin apantallar (UTP) o apantallado (STP) hay que decir que es una cuestión casi de tipo personal. Solo en áreas de intenso ruido eléctrico el cable apantallado (STP) es superior al UTP, pero en la mayoría de las instalaciones de empresas y edificios comerciales es suficiente con utilizar cable sin apantallar, más barato y más fácil de instalar.

Categoría 6

Estrictamente hablando, la categoría 6 nunca ha tenido una aplicación (Ethernet, ATM,…) específica. La categoría 6 ofrece un ancho de banda de 250 Mhz y  fue creada para soportar el estandar 1000BASE-TX que ofrece, al igual que Gigabit Ethernet, 1000 Mbps, pero utilizando solo dos pares en lugar de los cuatro pares que utiliza el estandar 1000BASE-T.

La realidad es que hoy en día no existe prácticamente equipos que trabajen con el estandar 1000BASE-TX y por el contrario toda la electrónica de red (switches, routers) y las propias tarjetas de red de PCs de sobremesa y portátiles trabajan con el estandar 1000BASE-T.

Ahora bien, son muchas las empresas que realizan instalaciones de categoría 6 para soportar Gigabit Ethernet en lugar de utilizar una instalación de categoría 5e. Ello se debe a que, por un sobrecoste razonable se consigue un margen de seguridad en el trabajo con Gigabit Ethernet muy amplio.

Otra ventaja de la categoría 6 es que los hilos de los cables de pares son un poco más gruesos que los de categoría 5e, y trabajando con sistemas PoE (Power over Ethernet) implica menos calentamiento de los hilos y menos pérdidas de energía en los mismos.

Categoría 6A

La categoría 6A (Clase Ea en las normas ISO) ofrece un ancho de banda de 500 Mhz y al contrario que la categoría 6, sí que tiene una aplicación exclusiva para ella:

10GBASE-T, que como su nombre indica ofrece 10 Gbps sobre un cable de 4 pares.

Aunque esta categoría fue creada en 2003, es en 2012 cuando empiezan a aparecer chipset de coste asequible que permiten incorporar una conexión de red de 10 Gigabit en equipos portátiles y de sobremesa. Se supone por ello que será la tecnología dominante en el futuro, y que al igual que hoy en día nadie compraría un PC sin conexión Gigabit Ethernet, en pocos años se exigirá que dichos equipos tengan conexión 10 Gigabit Ethernet.

Donde si que está plenamente establecida la categoría 6A es en los centros de datos uniendo los distintos servidores. Cuando la distancia es menor que 100 metros, lo cual sucede muchas veces en centros de datos, un cableado en cobre de categoría 6a permite ofrecer una conexión entre servidores a 10 Gigabit por un coste sensiblemente inferior respecto a la utilización de enlaces de fibra óptica de tipo OM3 (multimodo 50/125 con laser VSCEL).

Respecto a la utilización de cables apantallados (UTP) o sin apantallar (STP), en este caso y debido a lo extremadamente sensible que es el sistema 10 GBASE-T a interferencias externas, el cable elegido principalmente es el apantallado (STP) incluso en un mercado como EEUU, tradicionalmente partidario del cable sin apantallar (UTP).

Nota técnica: La categoría 6A (TIA/EIA) y la clase Ea (ISO) son muy parecidas, pero no son iguales. La clase Ea es un poco más exigente que la categoría especificaciones de canal como de enlace permanente.

Por otro lado, además de ser distintas las especificaciones del cableado (enlace permanente y canal), también son distintas las especificaciones de componentes (cables, latiguillos, conectores, paneles de conexión, etc), siendo de nuevo más exigentes las especificaciones ISO 11801 que las TIA/EIA-568-C. Un detalle importante que no hay que olvidar es que, en ISO 11801 los componentes son de categoría 6A, con “a” minúscula, mientras que en TIA/EIA-568-C, los componentes son de categoría 6A, con “A” mayúscula.

En la práctica los fabricantes producen componentes que satisfacen tanto las especificaciones de categoría 6A (TIA/EIA) como las de categoría 6a (ISO), por lo que si la instalación se hace de forma correcta, muy probablemente podrá ser certificada tanto en categoría 6A (TIA/EIA) como en clase Ea (ISO).

Categorías 7 y 7a

La categoría 7 permite un ancho de banda de hasta 600 Mhz mientras que la categoría 7a alcanza hasta los 1000 Mhz. La categoría 7 tiene el mismo problema que la categoría 6: no existe ninguna aplicación creada exclusivamente para ella. Además, tanto la categoría 7 como la categoría 7a utilizan unos conectores especiales distintos de los habituales RJ-45 de las categorías inferiores (ISO / IEC 61076-3-104). Estos conectores son más gruesos que los RJ-45 y eso los descarta de una aplicación masiva en equipos portátiles, por lo que será extremadamente difícil que finalmente esta categoría triunfe en el mercado. En la siguiente imagen se muestra una toma de telecomunicaciones categoría 7a y un latiguillo también de categoría 7a.

Es preciso tener en cuenta que aunque se puede construir una instalación con cableado de categoría 7 o 7a y utilizarla únicamente para 10GBASE-T,  si  los patch panel, tomas de telecomunicación y latiguillos son de categoría 6a, toda la instalación será de categoría 6a.

La categoría 7a (1000 Mhz) está pensada para utilizarse con aplicaciones velocidades de 40 Gbps o incluso 100 Gbps, pero la utilización de tan altas velocidades en redes locales mediante cableado de cobre hoy por hoy eso es una incógnita sin resolver. No se puede descartar que futuras revisiones de los estándares incorporen nuevas categorías que soporten anchos de banda de 1200 Mhz, 1600 Mhz o incluso 2000 Mhz, dejando en el camino a la categoría 7a. También puede suceder que finalmente la fibra óptica llegue al puesto de trabajo, permitiendo esas velocidades de una forma más sencilla, pero de momento eso también tiene muchas dificultades por vencer.

Mario Ormeño – Jefe de Producto en TelecOcable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.